No te confundas, el reclutador no se lee tu perfil completo

No te confundas, el reclutador no se lee tu perfil completo
Juan Martínez de Salinas, Coordinador de Comunicación y Redes Sociales del Instituto Aragonés de Empleo (Inaem) y autor de www.elblogderrhh.com

Muchas personas que están en búsqueda activa de empleo aún se piensan que el
área de selección de las empresas se lee su perfil de forma completa y dedicando
el tiempo adecuado. Pues ya podéis despertar porque las personas que trabajan
en selección suelen dedicar entre 1 y 5 minutos a cada perfil o lo que es lo
mismo, le “echan un vistazo”. Lo escanean “en vertical” buscando la información
relevante que se precisa como imprescindible para cada perfil. En caso de que se
localice esa información ese perfil pasará a las siguientes cribas y tendrá un
análisis más en detalle.
Por lo tanto, es vital que vuestro perfil profesional esté ordenado, con la
información clara, resaltando aquello imprescindible y que, sobretodo, se
precise para esa posición en concreto; también es importante que sea
información breve y relevante, haciendo hincapié en competencias y funciones
principales.

En más de una ocasión, personas con talento han quedado fuera de proceso de
selección a la primera de cambio por mandar un perfil demasiado extenso, con
información no relevante, totalmente desordenado, sin conectar unas cosas con
otras… Esto hace que el reclutador se despiste y pueda pasar por alto la
información importante que teníais porque no se localiza fácilmente. No podéis
pensar que vuestro perfil llegará al final, simplemente por como mostréis la
información. Debéis facilitar la labor al seleccionador. No es cuestión de poner
todo sino lanzar la información necesaria para llamar la atención que lleve a que
os quieran conocer. Tenéis que saber mostrar lo que os hace diferentes y reflejar
los pequeños detalles profesionales que os hacen interesantes.

Está claro que el trabajo de un seleccionador es analizar cada perfil y no dejar
escapar el talento bruto o neto de los candidatos que pasen por sus manos. Sin
embargo, no podemos negar que los reclutadores son personas con sus virtudes
y defectos. La selección no es una ciencia exacta y la forma en la que mostréis
vuestra información profesional marcará una diferencia. Vuestro perfil
profesional debe entrar por los ojos, es decir, ser visual, fácil de leer, con un
orden cronológico y por bloques que sea coherente. No es cuestión de cantidad
sino de calidad. Un perfil de 3 hojas puede ser relevante pero farragoso por el
volumen e información debido a que no deja respirar la información al estar
muy compacta.

Por otro lado, un perfil profesional de una hoja y media tiene
menos información pero más relevante, dando pistas claras del potencial y el
resto de contenido se deja para la entrevista en persona.
Ni mucho menos estoy defendiendo a los reclutadores, sin embargo, nos
encontraremos con buenos profesionales y no tan buenos desempeñando este
tipo de labores. Lo malo es que no podemos elegir qué tipo de profesionales os
atienden o evalúan. Esa decir, os toca amoldaros a los que os toca en cada
momento.

Pienso que los perfiles profesionales del futuro deben ir encaminados a
convertirse en resúmenes profesionales y competenciales, haciendo hincapié en
funciones, competencias académicas, profesionales, técnicas e idiomáticas con
enlaces a sitios web que demuestren estas breves pinceladas en mayor
extensión y puedan reafirmar o no aquello que se ha dicho.

El CV es una herramienta muy extensa, estática y cada vez de menos utilidad. Es
una herramienta que dice los que has hecho, estudiado y conseguido. Sin
embargo, no demuestra nada. La clave no consiste en decirlo sino en
demostrarlo. Siempre he comentado que el papel todo lo aguanta. Las palabras
se pueden poner de muchas formas que nos favorezcan o no. Esto quedará
ratificado o no cuando se explique contado con vuestras propias palabras con
ejemplos concreto.

Las empresas dedican cada vez más tiempo a contrastar los perfiles de los
candidatos. Es importante tomarse el tiempo preciso para averiguar la
información de cada aspirante. Un candidato presenta determinadas cosas
sobre él mismo y después el reclutador busca información en la red sobre esa
persona para hacerse su composición de lugar. No olvidéis que si algo de
vosotros está en la red puede ser encontrado. Así que no hacéis nada con negar
determinados aspectos de vuestro perfil profesional de los que estéis menos
orgullosos. Todos nosotros tenemos puntos positivos y otros a mejorar, es
cuestión de tenerlos detectados y saber dar una explicación coherente y
razonable.
Autor: Juan Martínez de Salinas Murillo

Blog: www.elblogderrhh.com

Dejar un comentario

Tu correo electronico no será publicado.

*