Consejos para afrontar tu primer día de trabajo

Consejos para afrontar tu primer día de trabajo

Después de un largo proceso de selección en el que los nervios y las alegrías han sido los protagonistas ¡ya está! ¡El puesto es tuyo! Ya ha pasado lo peor y ahora toca comenzar en una empresa nueva, con unos/as compañeros/as desconocidos y, como todos los comienzos, esto puede ser difícil. Pero no te preocupes, porque aquí te dejamos las claves para superar la primera semana en un nuevo trabajo:

  • Sé puntual. No hay nada que cause una peor impresión que no llegar a tiempo y más el primer día. Tendrás a compañeros/as esperando tu incorporación para darte la formación inicial, no les hagas esperar. Llega, incluso, un poco antes. Ten en cuenta que es posible que no conozcas las instalaciones de la empresa y te cueste llegar hasta tu puesto de trabajo unos minutos.
  • Aprende. Tienes conocimientos para desempeñar este trabajo pero tienes, también, que adaptarte a cómo se hace en esta empresa. Para ello no hay nada mejor que escuchar, escuchar y escuchar. Empápate de todas aquellas tareas que vayas a realizar frecuentemente y, para no olvidarlo, anótalo. Los primeros días recibes mucha información y, vamos a reconocerlo, ¡no somos máquinas! De lo que ahora te acuerdas, mañana habrás olvidado la mitad.
  • Conoce a tus compañeros/as. Saluda a todas las personas que integran tu departamento y trata de ser amable con ellos/as. Al fin y al cabo, un tercio de tu día lo vas a pasar en la empresa, mejor hacerlo en un buen clima.
  • Sé proactivo/a. Pregunta las dudas que te surjan, ofrécete para ayudar y participa activamente en todas las tareas en las que te requieran. Esto no es un consejo para la primera semana, sino una actitud que, si la consigues interiorizar, te deparará una larga vida en la empresa.
  • ¿Puedo usar el móvil?¡No!. Ni se te ocurra usar el móvil en la oficina. Da la sensación de desinterés y poco compromiso, y eso no es lo que quieres transmitir.
  • Sé uno más. Para este consejo nos viene genial el dicho donde fueras haz lo que vieras y, para ello, la clave es observar: cómo actúan los compañeros, la vestimenta, ¡incluso las salidas para desayunar!

Con todos estos consejos no tendrás problemas para salir airoso/a de la primera semana. No obstante, sé un poco indulgente contigo mismo/a. Nadie nace enseñado y es posible que cometas algunos errores. No te preocupes por ello. Lo importante es que seas capaz de reconocerlo y de aprender de ellos.

¿Tenéis algún otro consejo que os haya servido en los primeros días en la nueva empresa? ¡Compártelo con nosotros/as!

Dejar un comentario

Tu correo electronico no será publicado.

*